Sobre Mi

¿Quien es Rafy Ortiz?

Rafy OrtizNací en 1979 En Puerto Rico, niño normal como cualquier otro niño, luego de días de nacido le dio pulmonía doble y en adición descubrieron  que tenía un roto en uno de los pulmones, en ese tiempo mi madre, familia y doctores preocupados por la condición en la cual yo estaba. Luego de un tiempo ya la pulmonía había sanado y me iban a dar un tratamiento para la casa para el roto que tenía en el pulmón, pero ante de darme de alta tenia que sacarme una placa para examinar los pulmones una vez más.

Momento de La Verdad

Después de muchos días en el hospital, ya mi madre contenta, me tenía peinado y vestido para llevarme a mi casa, cuandodoctor los doctores entran por la puerta y le dicen que no me pueden dejarme ir… porque el roto del Pulmón había crecido.

Mi madre una mujer que siempre le ha mostrándo al mundo que nada está pasando cayó destruida en llanto, desesperada y angustiada. Llamó a la familia para informarle de la situación con llanto, luego de unos minutos de llamar a la familia, llamar mi abuelo por parte de padre y le dice a mi madre: “No llores mas, tirate de rodilla pidele perdon a Dios, dale gracias a Dios por que mi nieto está sano  y dile al Doctor que le saque otra placa que mi nieto está sano”

Mi madre hizo exactamente lo que mi abuelo le había dicho, le insistió a los doctores que me sacara otra placa y luego de un largo rato de hacer placa por todos los lado de mi cuerpo determinaron que no ningun roto en mi pulmón y que estaba completamente sano.

Mi vida

La mayor parte de mi vida viví con mi abuela y mi madre, luego de muchos años viví con mi madre y padre, fui criado enHouse el evangelio de Cristo desde pequeño, pero como la mayoría de los jóvenes me desvie de su presencia, deseaba lo que el mundo deseaba, hacía lo que el mundo hacía pero aun así, Dios seguia buscandome, nunca fui una persona académica, pero por la Gracia de Dios a mitad de la Escuela Superior fui más responsable en los estudios, lo cual me permitió entrar a la Universidad, también me dio la oportunidad de poder jugar en el equipo de baloncesto, un deporte que me apasionaba.

La decisión que marca la vida

 Al haber tenido la oportunidad de jugar en el equipo, me dedique a entrenar y cuidar mi físico No salía, no me acostaba tarde, nunca he fumado  y para aquel tiempo nunca tome bebidas alcohólicas. Luego de un año y medio de entrenamiento me lastime el tobillo, me entró el desespero de poder jugar y poder recuperar mi condicion fisica, me quite el yeso ante de tiempo y deje de ir a las terapias lo cual provocó que mi desempeño no fuera el mejor y no me pusieran a jugar en todo el año, no tuve la madurez y la fuerza de recuperarme de la lesión, lo cual provocó que abandonara el deporte que tanto yo amaba por largas noches de fiestas y pensamientos que no son del agrado de Dios.

En el trabajo que tenía parcial en aquel momento lo cambie por un trabajo de tiempo completo, me salí de la universidad y seguía de fiesta en fiesta.

El cuidado que no merecía

Luego de varios años en el mundo surgió algo inesperado un 4 de Julio me tuve que ir de mi trabajo porque tenía un dolor de barriga insoportable, me recoste y luego de varia horas mi madre me dio una medicina lo cual aumentó el dolor, entre llantos y gritos, me montaron en el carro y me llevaron al hospital, sin parar en la luces rojas ni pares y guiando como si fuera una competencia de los carros de Nascar.

Cuando llegamos al hospital se percataron que la apéndice la tenía explotada y aparentemente hacían varios días y me tenia que Operar inmediatamente. Como sabrás en ese momento mi relación con Dios no era la mejor, pero aun así Dios me cuido en ese momento.

Me acuerdo que aunque me operaron, los doctores no estaban muy convencido de mi condición, de tal manera uno de los doctores nos informó que la noche antes de su visita estaba cenando con el cirujano que me Operó y estaba hablando de mi situación. Tan importante era yo para que ellos hablaran de mi o tan grave era mi caso que no podía dejar de hablar de mi. Mientra el doctor nos dejaba saber la información ya hablada yo lo interrumpi y le dije doctor quítame esto que ya yo me quiero recuperar y él me dijo unas palabras que al sol de hoy nunca se me olvidan, unca se me olvidan, “Tranquilo que se supone que TU no estuvieras aquí, se supone que ya estuviera en el cielo, vamos con calma pero con paso firme”

Mientras estuve en el hospital me enteré que habían muertos algunos jóvenes que tenían problemas con la apendice pero fue menos grave que mi situación, ellos no les había explotado dentro del cuerpo a mi sí, lo irónico es que apesar de Dios darme otra oportunidad yo continúe viviendo de la misma manera.

La Misericordia que no Merecía

Aunque sabía que Dios tuvo misericordia conmigo y no me dejo morir, seguí viviendo como si nada hubiera pasado, regrese al trabajo que tenía y me percate que todo había cambiado, había una gerencia diferente y no era el mismo ambiente, luego de un tiempo Dios me concedió la oportunidad de trabajar en un banco el cual estuvo por 5 años.

Durante los año de trabajo en la Banca, conocí a una mujer que me llamó la atención y aunque mi intenciones en aquel momento no eran la mejor, Dios permitió que esa mujer me conquistara, provocó que ella fuera parte en mi decisión de regresar a la Universidad y a terminar mi Bachillerato en Administración de Sistema de Información.

La reconquista de El

Aunque las fiestas de largas noches había disminuido todavía seguían, aunque había mejorado a causa de mi noviazgo, todavia seguia en el mundo. Luego de varios años de noviazgo y trabajo, ingrese a un negocio de multinivel donde se vendían productos para la salud, yo estaba bien entusiasmado con todo el potencial que se podía alcanzar a través de ese tipo de negocio.

Daban muchas conferencia de motivación y yo asistía a la mayoría de ellas, inclusive asiste a una charla en la casa de uno de los mayores líderes de la compañía que iba a la par con lo que yo quería, una casa grande, carro de lujo y dinero.

Hasta que un día uno de los conferencista se paró en la tarima y dijo:

“Nada se puede hacer sin Dios”

En ese momento es que medio recapacite en que no puedo seguir alejado de Dios, fue lo que me hizo visitar la Iglesia más a menudo y aunque no enderece mi vida con Dios completamente creo que ese momento fue un punto clave en mi relación con El.  

 

Y la vida continuo…

Nadie en esta vida es perfecto en especial yó que desde pequeño me llevaron a la iglesia y puedo decir que en mi Juventud defraude a Dios, fui mal testimonio para mis amigos del alma, a los cuales yo quiero un montón. Para mi madre yo soy un santo, las personas que me rodearon en el principio de mi vida adulta soy una buena persona, pero a la verdad dentro de mis pensamientos y mis acciones no era bueno cuando me miraba en la Palabra de Dios.

Lo más importante no es quien fuí, lo que importa es como Dios me vé y así como Dios me ve a mí, puede ver a cualquier persona, sea drogadicto, alcohólico, mentiroso, aunque hayas matado o sientas que has defraudado a Dios, no importa si eres de tal grupo o del otro, lo que importa, es que Dios siempre te está buscando y no le hacemos caso.

Aunque medio recapacite en el pasado cuando en una conferencia dijeron: “Nada se puede hacer sin Dios” No fue hasta que llegue a la Florida, guiando por la Universal Blvd que le dije a Dios que quiero que cambie mi vida de verdad y ahí fue que comenzó un proceso con mi vida de conocerlo entre la Biblia, clases, predicas, libros, etc. Mi vida fue poco a poco transformada, pero no del todo, porque me enfríe, seguía buscando de Dios, alabando pero mas nada, luego cogí un discipulado que me hizo avivar el alma y aumentó el nivel de mi vida con Dios, pero aun así me dormí en los 3 segundos, entre finales del año pasado y este año Dios ha ido trabajando grandemente en muchas áreas de mi vida que he tenido que cambiar y no me quiero imaginar cuánto me falta.

Lo que quiero decir con todo esto es, No soy bueno, no he sido bueno y no seré bueno en esta tierra, cuando llegue al Padre en los Cielo será otra historia, pero la misma oportunidad que Dios me a dado a mi, la hay para cualquier persona, porque no hay pastor, sacerdote, evangelista y ningún ser humano en la tierra que sea bueno, si no que vamos siendo moldeados o transformado por Dios en esta tierra.

Y ese Dios del cual yo me he expresado no es solo mio, es para ”que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna en Cristo Jesús”.

Mi Dios es Dios de toda la humanidad y ese Dios te Ama a tí, por eso envió a su hijo a morir por tí, por nuestros pecados, por todos aquellos males que hicimos, hacemos y haremos.

Los tiempos en que vivimos es para estar completamente amarrados de la mano de Dios y cubiertos por su manto.

 

Tu Amigo Rafy Ortiz